Convierte el estrés de la oficina en productividad insuperable para tu equipo

Sophia Ellis
ago 17, 2017

Los problemas de estrés en el trabajo han pasado de ser una molestia aceptable a una considerable epidemia de salud. 44% de todos los trabajadores adultos dicen que el estrés afecta negativamente su salud en general. Tiene todo el sentido del mundo. Todos trabajamos para compañías que funcionan virtualmente 24/7. El balance vida-trabajo que en algún momento restringió el estrés a una sola área de nuestras vidas ya casi no existe y el estrés del trabajo nos sigue a casa (junto con interminables correos electrónicos en nuestra bandeja de entrada). Parece que no existe una manera lógica de detener esto en el corto plazo: nuestros trabajos cada vez se vuelven más parte de nuestras vidas. Pero esto no necesariamente tiene que ser malo. Hay maneras en que puedes “hackear” (si, vamos a utilizar esa palabra) el estrés para convertirlo en un incremento de productividad que puede reducir tu carga de trabajo y el estrés en general.

Reconoce que el estrés tiene su propósito:

El estrés no es totalmente inútil en el cuerpo. Aunque puede tener efectos dañinos a largo plazo, podemos decir que es una táctica de supervivencia. El estrés es causado por hormonas como resultado de percibir una “amenaza”. La diferencia es que actualmente no tenemos muchas amenazas físicas en el día a día. Realmente, nuestro estrés es el resultado de los desafíos mentales que enfrentamos a diario. Podemos reconocer que la razón por la cual nos sentimos estresados es porque desafiamos nuestras habilidades y esperamos buenos resultados. Si estamos sintiendo estrés, vamos a verlo como algo positivo; estamos progresando.

Cuantifica y lleva registro del progreso:

Una de las situaciones que permite que el estrés se vaya incrementando en el trabajo es cuando nos sentimos abrumados y no podemos ver el final del trabajo. ¿Puedes imaginarte un video publicitario en forma de pop up que no tiene barra de progreso por lo que no sabes cuándo finalizará? Totalmente exasperante. Nos sentimos más aliviados al ser capaces de ver qué tan lejos hemos llegado. Para combatir ese sentimiento de estar abrumado, asegúrate de cuantificar y llevar un registro diario de tu progreso, tanto de las actividades a corto plazo como de las metas a largo plazo. Los logros son como los anticuerpos del estrés. Incluso las pequeñas “victorias” pueden ayudarte a reconocer que lo que está causando tu estrés es 100% realizable. Tener una referencia (como la barra de progreso en un video) para revisar varias veces al día cuando te sientas abrumado realmente puede ayudar. En nuestro equipo, llevamos un registro de todas las actividades individuales y grupales con Hibox de manera que siempre podemos ver en qué punto estamos.

Priorizar y delegar:

Una de las grandes cosas acerca de la tecnología es que no estamos solos en la lucha contra la carga de trabajo que tenemos que realizar. Hay muchas maneras en que podemos organizar y delegar el trabajo. Siempre que me siento abrumada, priorizo mis actividades y selecciono tal vez 3 o 4 tareas grandes para trabajar en ellas durante el día. También descubrí que tener una lista de quehaceres me estresa, porque se siente abrumador e interminable. Si no logro hacer alguna de las actividades en la lista siento que me estoy quedando atrás y eso me causa más estrés. En cambio, si hago mis actividades programadas para el día, me siento mucho más relajada y realizada. Es como lograr mini entregas a tiempo. Me siento más segura teniendo la capacidad de atacar lo que está causando estrés. Si trabajas en un equipo y tienes la opción, sé honesto y pídele ayuda a tus compañeros cuando tengas tareas que sabes que no podrás completar. Nosotros utilizamos Hibox para llevar un registro de todas nuestras actividades en calendarios compartidos y listas de tarea con chat incluido, de manera que podamos discutir y repartir la carga de trabajo. Transparencia, honestidad y delegación son las claves para atacar el estrés de todos en el trabajo.

 

El estrés probablemente continuará siendo parte integral de nuestras vidas, pero podemos cambiar nuestra perspectiva y utilizarlo para aumentar nuestra productividad. Estos son algunos consejos que aprendí para “trabajar mejor bajo presión” en vez de dejar que el estrés arruine mi semana. Si estás interesado en un sistema de administración de tareas para aumentar la productividad y organizar mejor la carga de trabajo para todo tu equipo, prueba Hibox hoy.

Pruébalo gratis y mejora la comunicación de tu empresa