La rutina matutina que te ahorrará horas en la semana

Sophia Ellis
jul 11, 2017

Para mí, probablemente las primeras tres horas de mi día en el trabajo son el factor decisivo entre un día de desenfoque improductivo o hacer de una vez todas las tareas en mi lista. Tampoco hay punto intermedio:

Por lo tanto, no es de sorprender que haya historias interminables detallando las rutinas matutinas particulares y a veces absurdas de las personas más productivas del mundo. (Ej. Las cadenas de correo electrónico a las 4:30 a.m. de Tim Cook). Por eso, hay muchos estudios sobre la “rutina matutina” y lo que se necesita para encontrar la fórmula maestra para el comienzo perfecto de nuestros días.

En vista de que la mayoría del trabajo de oficina en estos días es bastante autónomo, especialmente en empresas como la nuestra, decidí hacer mi propia investigación sobre los factores que constituyen la rutina matutina más productiva en el trabajo.

Lo que sucede antes de llegar aquí está fuera de mi alcance, así que no esperes una sugerencia de una sesión de meditación a las 4 a.m.

Revisa el correo electrónico una vez y desactiva las notificaciones:
Los empleados pasan, en promedio, hasta 6.3 horas revisando el correo electrónico del trabajo por día. El correo electrónico es una de esas tareas del día de trabajo que es necesaria, pero también ocupa mucho más tiempo de lo necesario con, prácticamente, ningún resultado tangible. Las notificaciones constantes pueden ser una enorme distracción durante todo el día y pueden detener el “flujo de trabajo”. Nos toma, en promedio, 20 minutos reorientarnos a una tarea una vez que nos distraemos. Por ello, programa sólo 5 minutos al principio de tu rutina matutina para revisar los correos electrónicos y desactiva todas las notificaciones. Tu mente estará libre de cuestiones urgentes de inmediato, por lo que serás capaz de concentrarte en períodos profundos de trabajo de manera más fácil.

Anota de 3-4 tareas vitales:
Uno de los mayores pecados de la productividad es una lista de tareas pendientes fuera de control. Definitivamente soy culpable de llenar mi lista de tareas pendientes con toneladas de tareas pequeñas sólo para poder tacharlas. Dedico mucho tiempo a hacerlas, aunque no resultan en ninguna productividad real. En su lugar, después de revisar el correo electrónico, anota de 3-4 tareas vitales que harán que tu día sea más productivo y sólo dedicado a esas tareas. Acostúmbrate a programar tu tiempo para hacer estas tareas en lugar de tratar de hacer una larga lista de tareas pendientes.

Divide tu día en bloques:
Con tus 3-4 tareas vitales, programa tu día en bloques centrados en ellas. La idea es dedicar largos períodos de tiempo ininterrumpido a una tarea importante para que puedas entrar en un estado de “trabajo profundo” en donde des lo mejor de ti. El trabajo de calidad se deriva del trabajo profundo. La única manera de entrar en un estado de productividad y calidad es deshacerse del multitasking y las distracciones. Programar tu día con tramos de trabajo profundo para cada tarea es, definitivamente, una meta para cumplir a diario.

Ten una reunión cara a cara o una videollamada:
Con la cantidad de comunicación digital y distante es muy fácil desmotivarse para concentrarse o malinterpretar las metas. Inmediatamente en la mañana, programo mis video-llamadas para ordenar los detalles y sentirme conectada personalmente con el trabajo. Cuando hablo con alguien cara a cara me siento mucho más motivada hacia nuestra meta colectiva y es menos probable que postergue las cosas.

Programa los descansos con anticipación:
Otro de las cosas que acaba con la productividad es el agotamiento. Si programo mi día y simplemente sigo trabajando, no pasa mucho tiempo para que me empiece a distraer y perder el enfoque. Para evitar esto, al principio del día, programa descansos entre tus bloques de trabajo profundo para despejar tu mente y mantenerte motivado. Durante mis descansos, me doy tiempo para hacer tareas pequeñas que no me quiten la concentración como revisar el correo electrónico. Así mismo, si sé que se acerca un descanso después de un periodo de trabajo, es más probable que me mantenga enfocada mientras trabajo.

Me tomo de 30 – 45 minutos para revisar estos pasos y organizar mi día y esto ahorra horas en mi semana. Inténtalo y comprueba si te funciona.

Si tu equipo está buscando una solución de productividad y colaboración, prueba Hibox de manera gratuita hoy.

Pruébalo gratis y mejora la comunicación de tu empresa