Cómo combatir las mayores distracciones en el trabajo

Spencer Coon
abr 13, 2017

Hay algunos días en donde digo “simplemente, mi día no tiene suficientes horas”. Esto es inmediatamente refutado por el hecho de que tengo literalmente 16 horas de tiempo perfectamente utilizables cada día.

O en otros momentos en que me doy cuenta de que han pasado horas y no he hecho absolutamente nada sustancial. ¿Cómo logramos perder tanto tiempo y aún sentirnos exhaustos por el “trabajo”?

Puedes agradecer a la revista Inc por esta estadística alarmante sobre nosotros en el trabajo: en realidad sólo son productivas 3 de las 8 horas que pasamos trabajando. Si echas un vistazo honesto, verás que en verdad te has distraído mucho más de lo que piensas. La gente de hoy pasa más tiempo en las redes sociales que comiendo, bebiendo y socializando (de verdad). Imagínate si asignaras incluso la mitad de ese tiempo a algo, como un proyecto paralelo, que siempre quisiste hacer, habrías avanzado meses, en realidad.

Este ha sido uno de mis mayores problemas a superar más como trabajador remoto, especialmente. Aquí están la mejores manera que he encontrado para ayudarme a deshacerme de mis distracciones y conseguir estar enfocada.

1. Determina hacia dónde va tu tiempo.


Es gracioso porque sabemos exactamente qué hacer para tener un día productivo y exitoso. En realidad, no. Es difícil de entender porque las distracciones son realmente subconscientes. La mejor manera de abordar esto es mirar objetivamente adonde va tu tiempo. Puedes obtener un rastreador de sitios web, como RescueTime, para saber cuánto tiempo pasas en cada página web. Otro truco, si realizas gran parte de tu trabajo creativo sin conexión, es rastrear, sólo en una hoja de anotaciones, cuántas veces miras las redes sociales o revisas tu correo electrónico por hora. Los resultados pueden sorprenderte y darte una visión clara de lo que necesitas ajustar.



2. Dificultar el acceso a tus distracciones.

Toma nota del siguiente consejo de los diseñadores de productos. El experto en productividad David Kadavy escribió recientemente que reemplazar una distracción con un hábito que quieres hacer en tu teléfono inteligente o escritorio es una gran manera de “engañar” a tu cerebro para hacer algo más productivo. Por ejemplo, mueve tu bloc de notas digital para anotar ideas al lugar donde habitualmente está tu aplicación Instagram. Esta es una gran manera de romper el ciclo de volver constantemente a un hábito de distracción. Ocultar las aplicaciones y el sitio web que utiliza más. Borrar el caché para que tengas que iniciar sesión para llegar a la distracción. El uso de pequeños “obstáculos” como este puede hacer mucho para romper los hábitos subconscientes.

3. Programa el tiempo para distraerte:


El hecho de que algo sea una distracción de 9 a 5 no significa que necesites dejarlo drásticamente. Cámbialo: utiliza esa distracción como recompensa por mantenerte enfocado. Si trabajas en “bloques” (como 25 minutos de trabajo / 5 minutos de descanso por el método Pomodoro), puedes permitirte comprobar tus cuentas de redes sociales o ponerte al día con los mensajes de tus amigos en esos cinco minutos. Pero sólo después de un trabajo coherente. Esto es psicológicamente útil porque haces que tus distracciones trabajen para tí, ayudándote a ser productivo. Es mucho más probable que quieras mantenerte concentrado si sabes que hay una recompensa positiva al final. De esta forma, tus distracciones no te robarán la atención durante unos minutos y luego te obligarán a volver a enfocarte.

Todavía estoy trabajando en mantener este método coherente todos los días, pero me ha ayudado a ahorrar mucho tiempo. Estoy haciendo mucho más de lo que pensaba que tendría tiempo. Es como si hubiera añadido unas horas extras a mi día y no siento que he tenido que desconectarme de todo. Pruébalo sólo por un día y mira lo que sucede.

Sophia Ellis, Content @Hibox 

Pruébalo gratis y mejora la comunicación de tu empresa