improve productivity

5 errores que arruinan tus posibilidades de ser productivo

Spencer Coon
mar 08, 2017

Me he descargado mi octava o novena herramienta de “productividad” y he leído el que podría ser mi artículo número 1000 sobre este mismo tema en lo que llevamos de semana. Estoy convencida de que esto me ha ayudado a mejorar alguno de mis hábitos, pero, después de un tiempo, he empezado a darme cuenta de que estoy más ansiosa, siento que tengo más carga de trabajo y que los proyectos están más lejos que nunca de estar hechos.

Pienso, que podemos estar siendo engañados por tantos “consejos” sobre productividad. Estoy convencida de que existen muchos consejos que podemos adoptar pero muchos de ellos son pura palabrería. Basándonos en la experiencia de las personas más influyentes, te dejamos los errores que no deberías cometer y que hacen que tu productividad.

1.No tomar ventaja de tus picos de energía:

El escritor David Kadavy atribuye su alta productividad al entendimiento de los ciclos de energía. Está científicamente comprobado que algunas actividades son mucho más productivas en algunas franjas horarias. De acuerdo con este estudio psicológico, nos cansamos dos veces por la tarde (16:30 y 23:30). En cambio, por la mañana nos cansamos cada 90 minutos. Cuando somos más productivos es entre estos bajones de energía. Esta teoría reafirma la idea de que es mejor organizar nuestras tareas dependiendo de cómo nos sentimos y descansar en los bajones para aprovechar los picos de productividad.

Como:

Durante tus horas de más cansancio, intenta hacer tareas poco específicas y descansar entre ellas. En tus horas más productivas planea tareas que requieran más concentración. No intentes mantener un alto nivel de energía durante todo el día y quemarte luego durante el fin de semana.

2. Creer que puedes trabajar en varias tareas a la vez.

Cuando finalmente has terminado de escribir una lista de cosas que hacer, es fácil mirar las pequeñas tareas y decir, no te preocupes puedo hacer A cuando acabe B. Pero (volviendo a la ciencia), no es así como funciona nuestro cerebro. No importa si la distracción es grande o pequeña, trabajar en multitarea y tener que gastar tu energía en más de una tarea hará que tardes más tiempo en terminar la tarea y la hagas peor. Piensa en mandar un mensaje por el móvil y conducir. Se ha demostrado que desviando una parte de tu atención para escribir algunas palabras tiene el mismo efecto que el alcohol en tu habilidad para conducir. Tan simple como podría parecer al principio, nuestros cerebros no están diseñados para la multitarea. Puede llegar a disminuir tu productividad en un 40 %.

inc.com

3. Notificationes:

No es siempre posible estar al día. Para mantener tu productividad intenta no tener siempre las notificaciones activadas. Sobre el papel, saber lo que pasa cada minuto sin necesidad de preguntar a tu empresa o equipo suena bien, pero a la realidad produce una disminución enorme de la productividad. Cada vez que recibes una notificación te desconcentras, de este modo, te será imposible conseguir un estado de concentración total mientras trabajas en tus tareas. Un estudio dice que, de media, a cada empleado le cuesta 25 minutos retomar su tarea original después de recibir una notificación. Bloqueando las notificaciones y planeando los momentos en que harás una pausa y te permitirás leer los chats, leer noticias… te será mucho más fácil volver a tus tareas después de esta pequeña pausa.

4. Email en general:

El email es una de las herramientas más comunes en nuestro día a día. No puedo mirar alrededor del café desde donde escribo sin ver al menos la mitad de los clientes mirando su email. Es casi obsesivo y afecta a nuestra productividad. Una encuesta reciente dice que, de media, cada empleado pasa 6.3 horas mirando o respondiendo su email. Esto es peor de lo que imaginamos. Es casi un salario entero gastado en el email y no en resolver problemas o pensar en nuevas ideas. Con razón hay una “conspiración” en el mundo de la tecnología para acabar con el email. Por suerte, hay nuevas opciones que puedes implantar en el trabajo como las plataformas de chat grupal, o de forma más personal, puedes instalar una herramienta como SaneBox que te ayuda a mantener a raya tu email para así poder concentrarte en tus cosas realmente importantes.

5. Creer en herramientas antes que en sistemas:

Cuantas más herramientas de productividad pruebo menos productiva me vuelvo. Me he dado cuenta (como tantos otros) que no hay una nueva herramienta que será la solución definitiva para ser más productiva. Cargar tu escritorio o móvil con docenas de apps no te ayudará si no estableces un sistema personal que funcione. La única manera que puedes cambiar tu productividad es encontrar un sistema que encaje perfectamente en tu planificación y que te funcione. Puede que recibir 25 notificaciones de una app no funcione para ti, puede que lo que te sirva sea escribir las cosas en una libreta. Sin importar si es la técnica Pomodoro o la de “no romper la cadena”, tiene que motivarte. Una vez tengas tu sistema, puedes probar de añadir las herramientas que más te ayuden. Puedes leer más sobre sistemas para aumentar la productividad aquí.

-The Hibox Team

Pruébalo gratis y mejora la comunicación de tu empresa